Subscripción Feed RSS

Actualidad Politica

El PVI y los cercanías

Sábado, 30 abril de 2016 | Categorias: Sin categoría

Texto integro remitido a Crònica de Vinaròs del que extrajeron algunos trazos para publicarlos en su articulo del número de abril

Cercanías, ni hasta ahora ni por ahora (salvo que alguno lo remedie)

Cuando el PVI apareció en enero del último año del siglo pasado, la reivindicación de los trenes de cercanías ya estaba en el candelero y nos adherimos a ella desde el primer momento.

Durante aquellos años de Aznar en Madrid, de Zaplana en Valencia y del Plan General de Urbanismo de la mayoría absoluta del PP en Vinaròs, el alcalde Moliner nos prometía unos trenes lanzadera para comunicar Vinaròs con Castellón o con Tarragona para enlazar con los Euromed hasta que parasen en nuestra estación. Debió parar alguno por avería porque nunca tuvimos ni lanzaderas ni Euromeds.

Más tarde durante las legislaturas de Zapatero, estando nosotros en el gobierno municipal no nos olvidamos de los trenes de cercanías, y menos cuando el PP y el Sr. Gandía -entonces en la oposición- montó la plataforma “Cercanías Ahora”, exigiéndo mucho a Madrid y a Vinaròs pero nada a Valencia en donde el PP gobernaba. Pese a todo hicimos gestiones y Zapatero nos puso un tren regional más que apenas duró un año porque tal como vino se fue, aunque eso sí, luego nos prometió un estudio de viabilidad del servicio de Cercanías.

Con la mayoría absoluta del PP y con Juan Bta. Juan de alcalde, el señor Gandía silenció por completo aquella plataforma y durante estos años solo supimos que las cercanías eran solo viables hasta Benicasim, que aún no las tiene. Total que al final, lo mismo de siempre; todos los partidos políticos de ámbito nacional reclaman trenes de cercanías cuando no gobiernan, pero cuando gobiernan hacen todo lo posible por olvidarse de sus reivindicaciones y lo consiguen.

Así es que hoy en día, al igual que ayer, los trenes de Cercanías solo llegan hasta Castellón, con 33 convoyes de ida y otros tantos de vuelta que para los 73 Km que hay les sale a un precio del billete de 5,80 €, mientras que los de Vinaròs para recorrer los 142 Km que dista Valencia tenemos que coger uno de los 4 Regionales que hay en cada sentido a un precio de 13,60 €, o si los horarios no son los adecuados uno de los 6 Talgos con el billete más barato a un precio de 23,90 €.

No dudamos que las razones que da la gestora ferroviaria para negarnos el servicio de cercanías basadas en la falta de rentabilidad son tan ciertas como también lo es la necesidad de vertebrar el territorio valenciano, prestando un mejor servicio en aquellas zonas en donde por la baja densidad de población y el alejamiento de los núcleos importantes, quienes en ellas vivimos, tenemos siempre las de perder.

Para ello quizás no sea necesario prolongar las cercanías hasta aquí, pero sí en cambio el reforzar con al menos tres convoyes más por sentido los trenes Regionales actuales, fijando un precio para el trayecto hasta Castellón igual que el de Cercanías entre Castellón y Valencia, o un precio hasta Valencia como máximo un 50 % más que el que paga uno de Castellón por ir hasta Valencia.

Y si ello genera déficit a Renfe o a Adif, nuestra propuesta es que se compense incrementando el costo de los billetes de cercanías a aquellos que por vivir entre Castellón y Valencia tienen el privilegio de poder usar un servicio de cercanías que nosotros no podemos tener. De hecho, el repercutir el déficit – si es que lo hubiere – de los 14 trenes regionales que habría, supondría un incremento mínimo en el costo del billete en los 66 trenes de cercanías que hay entre Castellón y Valencia. Y es que si los isleños tienen descuentos en barcos y aviones que sin duda debemos de estar pagando los peninsulares ¿Porqué no hacer algo parecido respecto de los trenes a quienes vivimos lejos de las grandes ciudades.